7 de agosto de 2022

RD retrocede 10 años en el aprendizaje escolar, según estudio del Banco Mundial

Santo Domingo. La región de Latinoamérica y el Caribe reculó más de una década en términos de educación por la pandemia de Covid-19, alertó este jueves el Banco Mundial, que urgió a tomar medidas “para salvar a una generación”.

El estudio revela que República Dominicana perdió 1.2 años de escolaridad por la pandemia, a pesar de los intentos de reapertura de las escuelas y proporcionar educación a distancia. Esta cifra se obtiene de simulaciones, al analizar la longitud de los cierres de las escuelas hasta la fecha y utilizando evaluaciones internacionales de aprendizaje.

El estudio “Dos años después: salvando a una generación”, muestran grandes pérdidas en el aprendizaje en la región, que pierde en promedio 1.5 años de escolaridad ajustada por aprendizajes (LAYS).

Estas pérdidas de aprendizaje se traducen en una disminución significativa en las ganancias y la productividad, equivalentes a un descenso de alrededor del 12% en los ingresos esperados durante la vida para alguien que hoy asiste a la escuela, bajo en un escenario intermedio.

Menor aprendizaje

En República Dominicana, al igual que otros países de la región, antes de la pandemia del covid-19, ya se sufría una profunda crisis educativa, pero, con la diferencia que sacaba peores notas que sus similares. Y que, tras la pandemia, los resultados empeorarán aún más.

Para el país, en los estudiantes de tercer grado, siete de cada diez alumno (73%) no alcanza el nivel mínimo de compresión de lectura, cuyo promedio regional es 44%. En matemáticas, ocho de cada diez educando está por debajo (80%) del promedio (48%). Este es el peor lugar en ambos casos, de 16 países estudiados.

Pero, cuando los niños llegan a sexto grado, esos problemas empeoran, pues 98 % de los colegiales no comprende las matemáticas de ese grado y sigue quedando por debajo del promedio regional, 83%. Y ocho de cada diez niños no tiene compresión de lectura (84%), y el promedio regional es 64%, de acuerdo al Estudio Regional Comparativo y Explicativo (ERCE) del 2019, cifra el informe publicado ayer por el Banco Mundial y Unicef, en colaboración con la Unesco.

El estudio resalta que la pandemia ha afectado en gran medida los resultados académicos y el desarrollo de habilidades de los niños.

Y estima que la disminución en las tasas de asistencia y participación durante la pandemia haya tenido importantes consecuencias negativas para el aprendizaje. A su vez, es probable que las carencias en el aprendizaje afecten las tasas futuras de deserción.

Educación a distancia no fue eficaz en muchos contextos

A pesar que el Gobierno diseñó e implementó estrategias para mitigar las pérdidas de aprendizaje y escolarización causadas por el cierre de las escuelas durante la pandemia, éstas fueron perdiendo su efecto y disminuyó con el tiempo.

La proporción de estudiantes de primaria que miró programas de televisión de educación a distancia fue del 52 % en noviembre de 2020, pero descendió al 25 % antes de abril de 2021. Además, el tiempo dedicado a tal actividad en abril de 2021 equivalió a, entre el 10 % y el 12 % de la duración total del programa.

Latinoamérica y el Caribe, con sólo 8% de la población mundial, ha sido golpeada desproporcionadamente por la pandemia: en promedio registró más muertes por covid-19 per cápita que cualquier otra región en el mundo.

Y la educación a distancia, implementada mediante plataformas en línea, programas de televisión y de radio, redes sociales, mensajes de texto vía teléfonos celulares o materiales impresos, no logró garantizar la participación de los estudiantes, ni la calidad del aprendizaje, precisa el informe, apuntando problemas de conectividad a internet, acceso a la tecnología y vulnerabilidades socioeconómicas.

Please follow and like us:@cumbrenews

Suscribete a Nuestra Pagina